DÍA DEL CONSUMO RESPONSABLE

Compartir en:

La producción y el consumo a nivel mundial dependen del uso de recursos naturales y, por ende, de la preservación del ambiente. En los últimos años, el progreso económico y social ha estado ligado fuertemente a la degradación de la naturaleza, poniendo en riesgo a nuestro propio desarrollo y supervivencia.

Según datos de la Organización de Naciones Unidas, cada año, un tercio de toda la comida producida (el equivalente a 1300 millones de toneladas con un valor cercano al billón de dólares) acaba pudriéndose en los cubos de basura de los consumidores y minoristas, o estropeándose debido a un transporte y unas prácticas de recolección deficientes. Si todo el mundo cambiase sus bombillas por unas energéticamente eficientes, se ahorrarían 120.000 millones de dólares al año solo en Estados Unidos. En caso de que la población mundial alcance los 9600 millones de personas en 2050, se podría necesitar el equivalente a casi tres planetas para proporcionar los recursos naturales necesarios para mantener los estilos de vida actuales.

Para Ecuador, dentro del ámbito normativo, no es hasta 2021, cuando se establece dentro de la Constitución de la República una ley Orgánica de Economía Circular e Inclusiva, la cual enfatiza los mecanismos específicos para desarrollar proyectos de ecodiseño, producción, consumo responsable, generación y gestión integral de residuos sólidos, bajo una óptica ecológica, en la cual se permita el cuidado de recursos naturales, el incremento de plazas de trabajo y mejoramiento de la economía local. Aunque el trabajo es arduo, no solo para Latinoamérica sino para el mundo, se sugiere desarrollar políticas públicas e iniciativas sociales como la creación de una cultura ecológica, formas de reciclaje y elaboración de productos locales ecoamigables.

Imagen por defecto
Lili Tapia
Artículos: 89