Los impactos de El Niño en Ecuador en 2023: ¿qué nos espera?

Compartir en:

El Niño, es un patrón climático que ocurre de forma natural, asociado con el calentamiento de las temperaturas de la superficie del océano Pacífico en sus zonas tropicales centrales y orientales, que influye en las condiciones atmosféricas y áreas pesqueras de todo el planeta.

Este fenómeno, ocurre en promedio cada dos, cuatro o siete años. Los episodios suelen durar de seis a 12 meses.

La Organización Meteorológica Mundial, informó en abril de 2023 que las “predicciones de los modelos y las evaluaciones de los expertos indican una probabilidad moderada (60 %) de formación de un episodio de El Niño entre mayo y julio de 2023. Se prevé que esa probabilidad aumente hasta el 60-70 % durante los meses de junio a agosto”.

En el siguiente video, publicado por la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés) muestra la transición de las aguas frías de La Niña a las aguas cálidas de El Niño entre enero y principios de junio de 2023.

 

Acciones gubernamentales

Desde mediados de junio de 2023, el Gobierno ecuatoriano socializó los detalles de sus planes de acción para mitigar los efectos y consecuencias de El Niño en las diferentes regiones del país.

Cristian Torres, Secretario de Gestión de Riesgos, informó sobre la coordinación de  ayudas humanitarias internacionales, el fortalecimiento de instituciones de primera respuesta, el aseguramiento de alojamientos temportales y canalización de recursos económicos.

Michael Linthon, director de Oceanografía y Meteorología Marina del Instituto Oceanográfico y Antártico de la Armada del Ecuador (Inocar) afirmó a Revista Elements que El Niño es un fenómeno de escala global que afecta a todo el mundo, manifestándose de diferentes maneras en diferentes regiones.

Desde el Inocar, una de las principales características que se monitorean es la temperatura superficial del océano Pacífico, con el uso de diversas herramientas como boyas oceanográficas y estaciones de monitoreo, para recopilar datos y analizar las condiciones actuales del océano y la atmósfera.

Además, aclaró que el fenómeno del Niño “no se origina por el cambio climático, pero puede ser afectado por él, lo que puede alterar su duración e intensidad”.

En cuanto a sus predicciones, indicó que las lluvias asociadas al fenómeno del Niño podrían iniciar en noviembre en la costa ecuatoriana y se espera un aumento en el nivel del mar de al menos 30 centímetros, lo que podría afectar a las poblaciones costeras.

En relación al impacto venidero de este fenómeno, el director del Inocar enfatizó que “cada evento es único” y que ha mostrado variaciones en intensidad y duración a lo largo de los años. Además, hizo hincapié en que los ciudadados deberán informarse del clima y comportamiento del mar por fuentes oficiales.

¿Qué dicen los analistas?

Vladimir Arreaga, director de Pronósticos del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), señaló en entrevista a nuestro medio, que desde febrero de este año se observó un “comportamiento anómalo” en las temperaturas del mar frente a las costas de Ecuador.

Estas temperaturas han estado por “encima de lo normal” para esta época del año y provocaron una temporada de intensas lluvias en la región litoral, especialmente en el centro y sur del país.

“Para considerar que existe un fenómeno de El Niño en Ecuador, es necesario que haya un acoplamiento tanto oceánico como atmosférico. Actualmente, se están cumpliendo estas condiciones, lo que indica que es probable que este evento se presente en los últimos meses del año”, aseguró Arreaga.

El impacto dependerá de la magnitud con la que se desarrolle y de cómo interactúen las corrientes frías y cálidas en el océano.

 

 

¿Nos debemos preocupar por las lluvias?

En cuanto a las precipitaciones, se espera que éstas sean más intensas que las registradas a principios de este año.

El ingeniero Arreaga, recordó pasados eventos de El Niño, como el ocurrido en 1997-1998, cuando se observaron precipitaciones por encima de los mil milímetros en la provincia de Guayas, consideradas de “una alta magnitud”. Para 2023, se prevé que las primeras precipitaciones comiencen a presentarse en noviembre.

“El fenómeno de El Niño se ha registrado durante décadas, pero se ha observado un posible reforzamiento en los últimos 40 años debido al cambio climático. El aumento de la temperatura del mar podría intensificar los eventos de precipitación extrema. El cambio climático también ha alterado los patrones de precipitación, lo que ha llevado a eventos climáticos más frecuentes y extremos”, refirió el experto del Inamhi.

¿Qué tiene que ver el cambio climático?

Para María Luisa Cruz, activista y doctorante ambiental, el cambio climático está “estrechamente” relacionado con el fenómeno de El Niño.

Este evento natural “se ha vuelto más intenso” en años recientes debido a la vulnerabilidad de ciertas ciudades y a las acciones que han contribuido al cambio climático.

“Datos reveladores muestran que Ecuador ha perdido aproximadamente el 40% de sus glaciares en los últimos 30 años, poniendo en riesgo dos de las siete coberturas glaciares del país”, dijo la experta , y agregó que “estos datos evidencian que el país está experimentando un cambio climático que lo expone aún más a fenómenos naturales como El Niño”.

Otro ejemplo similar de fuertes impactos naturales ocurrieron a principios de junio de 2023 en provincias como Esmeraldas, donde las inundaciones causadas por el desbordamiento de ríos afectaron a miles de personas en un corto período de tiempo.

 

 

Recomendaciones para cuidarse de las fuertes lluvias durante los próximos meses:

  1. Es importante mantener las alcantarillas o canales abiertos libres de basura o desperdicios para garantizar el flujo adecuado del agua y prevenir inundaciones.

     2. Se debe desechar la basura en los lugares, fechas y horarios establecidos. Es esencial seguir las pautas establecidas por las autoridades locales para la disposición adecuada de los desechos.

3. Se recomienda organizar, en colaboración con la comunidad, la ejecución de actividades de limpieza de canales, cunetas, desagües, alcantarillas, cauces de ríos y otros sistemas de drenaje. 

4. Es fundamental evitar la construcción de viviendas, escuelas, puestos de salud y cualquier tipo de edificio en zonas que puedan verse afectadas por inundaciones durante el fenómeno de El Niño. 

5. Se sugiere identificar los refugios temporales y las rutas de evacuación cercanas a su sector. 

Victor Vergara/

 

Victor Vergara
Victor Vergara
Dirección

Hugo Moncayo E11-28 y Gregorio Munga

Contacto

099 939 6826

Escríbenos a nuestro mail

 info@elementsgroup.com.ec

Síguenos en redes sociales