LEY DE HIGIENE MENSTRUAL

Compartir en:

En el pleno de la Asamblea Nacional durante la sesión 773, se debatió la Ley de Salud e Higiene Menstrual. El objetivo de esta normativa es regular la gestión menstrual a través del acceso y uso de productos de higiene saludables y sustentables, así lo indicó, Marco Molina presidente de la Comisión del Derecho a la Salud. La ejecución de esta ley se realizará de manera paulatina y focalizada.

La ONG Plan Internacional y la Fundación Friedrich-Ebert-Stiftung de Alemania estiman que, en Ecuador, las mujeres gastan un promedio de 42 dólares solo en toallas sanitarias al año, siempre y cuando las mujeres utilicen 25 toallas sanitarias en un mes o 323 al año. El presupuesto es considerado muy alto para las familias de escasos recursos, especialmente, en aquellas en las que hay más de dos mujeres. Esta propuesta busca suministrar productos de higiene menstrual gratuitos durante el ciclo menstrual.

El artículo 6 menciona que las unidades educativas, las universidades públicas, centros, subcentros de salud, cárceles contarán de forma permanente y gratuita con tampones o toallas sanitarias.

Para Sabrina Loachamín, médico obstetra y sexóloga, la educación y asesoría es primordial en toda normativa de salud “en base a mi experiencia en el trabajo de zonas rurales, sería recomendable, antes de la aplicación de esta ley, capacitar desde un enfoque muy humano y no técnico a los docentes, población y adolescentes sobre la higiene de zonas íntimas; si dentro de esta ley también se concibe productos de limpieza que contengan ácido bórico sería importante ya que es antiséptico y regula el ph de la vagina”. En cuanto a los productos durante el ciclo menstrual “hay un porcentaje alto de pacientes que acuden a la consulta refiriendo alergias a las toallas o tampones por eso se ha optado en utilizar la copa menstrual u otros métodos. En zonas rurales las mujeres, al menos en Ecuador, no utilizan toallas higiénicas, sino pedazos de tela o pieles de animales. Antes que el estado invierta en estos productos es importante realizar un sondeo o una prueba piloto para saber qué producto es el más adecuado”.

Para la opinión ciudadana, esta medida también requeriría más análisis previos. De acuerdo con María Calva, madre de familia, la propuesta es solo una justificación para enfrentar la problemática que muchas mujeres viven a diario “si bien es cierto quieren suministrar artículos de higiene, no conocemos su calidad y eso puede producir grandes problemas de salud. No sabemos si los productos son buenos o si producen alergias, eso deberían precisar antes de tomar esta medida”.

Imagen por defecto
Lili Tapia
Artículos: 89